lunes, febrero 14, 2011

14 DE FEBRERO (prosa)

Tendida en un manto de alelíes, cuyo perfume impregna mis recuerdos, contemplo las maravillas del cielo de febrero.

Ausente del mundo y las negaciones, me entrego al palpitar viviente de tu ser en mi ser… y extiendo mis dedos llenos de ansiedad, queriendo perfilar tu rostro suspendido en la nada, cual real ilusión que se dibuja en proyectada imaginación, desde mis más profundos anhelos… y sueño despierta volver a sentirte un poco mío, como retrocediendo en el amable tiempo cósmico de los deseos, por concesión compasiva y amorosa de la divinidad.

Al compás de violines de cerezos, me elevo dando vueltas acompasadas sin fin, escuchando entonar en múltiples ecos tu dulce nombre, con mareantes melodías flotantes, envueltas en sutil melancolía, entre sentimientos que no dejan de existir y perdonadas fantasías mías, absueltas de culpa por demasiadas soledades que viví.

Imagino que el azul eterno de tu mirada se abraza con la mía en un solo resplandor, posándonos en esa brillante estrella lejana, aquella que nuestras promesas infinitas, en doliente luto durante interminables noches, lloró.

Hoy te invito a los anillos de Saturno sobre un corcel de piel manchada, tirado por cuatro cupidos de rizos colorados, a bailar un vals sobre círculos sin fin, donde te brindaré en este día especial los secretos que mi corazón guarda.

Amor mío de horas vedadas… hoy te regalo la llave única de esta preciada caja y en tus manos dejo esta verdad, sigilosamente aprisionada en un glaciar, con centinelas puntas afiladas, que hoy derretiré para ti, en esta noche mágica.

Declaro nunca haber sentido tanta falta, en todas mis aventuradas andadas solitarias, de la presencia arrancada de tu vida en mi vida, sentencia  perpetua por esta obligada ausencia tuya, que en cien galaxias a la redonda nada suple y nadie reemplaza.

Sigo amando cada una de las hendiduras que en tu cuerpo yo descansaba y cada recóndito lugar de mi piel en que el tuyo se aventuraba. Te extraño en todo segundo y en cada suspiro, en cada nota de nuestras canciones, en cada una de mis narraciones, con cada nuevo halo de esperanza, caminando en bordes de orillas saladas, entre la prisa de las multitudes y la risa de nuestras complicidades, en el florecer de la primavera, en cada movimiento de mi pelo por la brisa fresca de la mañana y en cada despedida y encuentro salpicados con burbujas de champaña. Te amo en todo y te amo siempre, en las cinceladas de ilusión del alba, en el clamor de mis noches de luna, en los atardeceres de arenas ámbar. Vives en mi como si vivieses conmigo, como conjuro que traspasa la realidad, te extraño incluso en mi futuro… desplazando nuestro amor imposible a una dimensión inexplorable de misterios, inserta entre láminas de mi piel, viva en los latidos de este corazón y eterna en los confines de esta alma enamorada.

Vivamos este 14 de febrero, como si fuese nuestra vida entera y bailemos esta música celestial, elevando al unísono de este compás, nuestros más inalcanzables sueños.

Así mi adorado amor… así… un día y una noche entera.

Y dancemos entre la pena de habernos perdido, mientras besamos la alegría de habernos tenido.


P-Car

Febrero.14.2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Mi cofre de tesoros!