sábado, junio 11, 2011

TU ADIOS

Dejó de sonar el violín
de aquel errante artífice
que junto a su leal cantor
regalaban odas de amor.

Amaneció seco el nogal
árbol de nuestras poesías
donde las palabras eternas
talladas con ingenuidad
sucumbieron en letanía.

He mirado al abismo
desde el vértice de tus ojos fríos
durante el acerbo minuto
que he escuchado tu adiós
cuando el vahído de un suspiro
caía lento al vacío.

La semilla de un dolor
encontró su lugar fecundo
para germinar en el nido
donde ya no existirá tu pasión
ni los frutos de la vida
partiéndome el alma en dos.

Se petrificó la luna
en un palco del universo
cuando el gemir de los astros
desató un fluvial quebranto
en mi trozo de cielo.

P-Car

1 comentario:

  1. MUY NOSTÁLGICO SU ESCRITO. UN GUSTO VISITAR SU ESPACIO.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar

Mi cofre de tesoros!