lunes, abril 30, 2012

UN PÉNDULO DE ROSAS


Anclada en una esquina del destino, los ángulos designados para la prosa de mi vida, traspasan mi silueta sin escudos, convergiendo en mi corazón… punzantes rayos de luces y negros, que rebotan y sustraen sin discreción… todo mi sentir hacia un escenario rotatorio… adyacente a mi sombra.

Entonces, sometidas a un obligado escrutinio… desfilan desnudas frente a mi mirada, mis fortalezas y fragilidades, intentando no escuchar las risas de falsos duendes tránsfugos, que tuercen el sentido del viento, en los remolinos de mis emociones, en esta presuntuosa quiniela de la suerte.

Y allí, quebrantado… versa en silencio, mi amor indefenso… en un reducido e imperfecto vértice sin luna… haciendo de este capítulo de mi sino, un aparente sinsentido, que luego de una injusta sentencia de soledad, pasará a ser una insignificante partícula perteneciente al olvido, en un occiso cuento sin edición alguna.  

Es que vivimos el siglo de los códigos nocivos, en donde se apuesta al desacato… olvidando el teclado del cielo y se vanagloria la colérica danza de los millones metálicos… en la fiesta bohemia de las negaciones al infinito del karma, donde se sucumbe fácilmente, al trasnoche enfermizo de los valores, que sin derecho a apelación… mueren abandonados antes del alba.

Y deberá golpear un péndulo de rosas cada hora, en una nueva era de esta terrenal existencia, donde no existirán carencias y prevalecerán los tesoros sin números, provenientes del universo celeste, dejando una permanente impronta entre millares de luceros, que serán el linaje y la herencia de un sinfín de generaciones renovadas del alma.


P-Car

5 comentarios:

  1. como dijera alguien, sencillamente genial
    saludos

    ResponderEliminar
  2. UNA HERMOSA OBRA CON RECURSOS Y FUNDAMENTOS!!!
    COMPLETA, CON UN POQUITO DE TODO!
    ME ENCANTÓ!
    FELIZ MARTES
    BESITOS

    ResponderEliminar
  3. Cada pendular es un recuerdo que golpea nuestra carne. Sentados al borde de ese abismo de soledad, nos preguntamos¿por que?, y en la balanza a veces no fuimos tan fuertes y nos equivocamos demasiado.
    Exquisítas prosas Paty.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Queidos amigos, bellos poetas... No saben lo bien que me hace tenerlos cerca en mis inspiraciones y más aún cuando les agradan... Un beso, Paty

    ResponderEliminar
  5. Simplemente, magistral

    toda tu prosa, preciosa, pero este verso me atrapó la vida

    Intentando no escuchar las risas de falsos duendes tránsfugos, que tuercen el sentido del viento,

    ResponderEliminar

Mi cofre de tesoros!