martes, enero 14, 2014

Quién







Quién pudiera aliviar
su comezón del alma
yendo envioletada y chascona
cual perfecta sirena moderna
-millonaria del mar-
a deslizarse en sus aguas mansas
despilfarrando bálsamos de sudor y vino.

Quién pudiera escuchar
-ilegal en su bosque escarpado-
sus dudas sin querellas
y la prosa no editada
de sus deseos enraizados
dictaminando a sus semillas
un jardín perpetuo.

Y pasado el ocaso
ser los labios que delineen
los bordes curvilíneos de su piel desnuda
catando el índigo sabor
-hasta perder sus herencias-
de sus lagos fermentados de luna.

Ay… digo y suspiro cuando pienso
quién pudiese ir por usted mismo
a través de sus sueños
y en el fondo de sus ojos dormidos
besarlo a fuego lento
en aquel enjambre natural
enlazado a su pensamiento más rústico
y allí mismo…
preñar su lengua de versos.

Y quién quién quién
pudiese ser garúa caliente
al abrirse la piel melancólica
en la mitad del cuerpo
para recibirlo entero e indefenso.

Y luego de gemir intenso
verse a sí misma bailando en sus entrañas
e increparse por quererlo así
con tal frenesí. Quién

Ahora mismo le digo que
-lo quiera usted o no-
yo soy quien lo hace sentir así
y de pelvis, pulmones y escudos
-sin jamás tocar sus arcas doradas-
lo deje absolutamente vacío.

Y es que esta mujer enamorada
hasta el cielo póstumo al nuestro
-lo quiera yo o no-
¡lo ama!



P-Car


4 comentarios:

  1. Poesía pasional para describir un amor encendido.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Impersonem, gracias por venir y tenerme paciencia con mis creaciones.... Un abrazo.

      Eliminar
  2. Uffffffffffffffffffffffffff sin apalabras, impresionante, sencillamente, impresionante!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ufff, qué palabras amiga, y yo también sin más palabras te digo: gracias!!!!!!!!!!!!!!!!

      Eliminar

Mi cofre de tesoros!