sábado, febrero 08, 2014

La vid de mi tierra

Soy mujer de letras
y poeta de palabra

En medio de la noche
de un día que parecía otro más
toqué el sol.
Su luz irradió mi rostro
su fuego, avivó mis entrañas
su oro, selló mis heridas.

Tras el pardo de mi mirada
brotaron cábalas mejores.
Entonces brindé con buen vino…
del color de mi cabello
acompañada sorbo a sorbo
de bocados de equilibrio.

A las estrellas sobre mi cuna
agradecí quien soy…
mujer de letras
poeta de palabra
con agua depurada por los años
en el lago de mi alma.

Y di gracias también
por saber amar y poder distinguir
la garúa de la lluvia
el humo de la neblina
y el mutis del silencio.

Y pensé…
que siempre vale la pena aprender
así sea con baladas
rezongando en las caderas.

Así es como se separar
al ser honesto del embaucador
y al que vale la pena querer
del que mejor desaparezca
esos que abundan y no quieren crecer
así les demuestres que son diminutos.

…al que no negocia su transparencia,
del que opta por engaños negociables
para, sonriendo, entrar en sueños
luego de haber roto tantos.

Dejo pasar al ufano, al sordo
al cobarde, al egoísta, al hueco
al desvergonzado y cruel
que de hombre nació con lo mínimo
para llenar su sexo
en la partida de nacimiento.

Y es que, en esta hora de verdades,
debo decir que hay infelices
-depredadores por defecto-
que en su pecho cargan
la carne roja de un corazón
macerada para lobos vampíricos
que, alertas a que tropiece con la muerte,
esperan su inminente caída al infierno
para devorarle la carroña.

Me repele cada vez más
la petulancia del hombre altivo
que pisa tan fuerte su camino gris
-duro y solitario… sin un solo sauce-
que en cada uno de sus pesados pasos,
hechos de intolerancia y divismo,
altera la paz de las tumbas
y de paso, el hogar de los vivos.

Que el cielo perdone
-que a mi me cuesta demasiado-
al hombre que insiste en pensar
que el universo empieza
en sus huesos parietales
y termina sin prórroga
en el borde de su sombra.

No hay luz más siniestra
que la que enciende el ego…
ni amor más tóxico
que el de aquel que,
en su espejo diamantado,
se lame a si mismo
con la lengua puntiaguda de sus ojos.

La daga que dolió tanto tiempo
medio a medio de mi pecho
sin dolor que me detenga, esta noche
con mi mano diestra la extraje…
y sin pena sequé unas gotas de sangre
con un volátil aroma a impotencia.

Al terminar de escribir
tal vez caiga una lágrima púrpura
luego de haber teñido mis venas
con la vid de mi tierra…
terciopelo para seres con coraje sereno
vicio para insubstanciales ignorantes.

Siento el alivio
de haber cerrado un capítulo
que afectó tanto mi espíritu…
sobre esta, mi tierra
llena de mi historia, mi descendencia….
y de mi vida entera que tanto valoro
sin juzgarla buena o mala
porque la amo como es
con sus altos y bajos.

“Ay… cielo estrellado sobre mi tierra
con Dios, tu dueño absoluto y eterno
te pido cuides lo mío que vale
y lo que no quiero recordar por traicionero
la luna sí lo memorice, porque ella,
fémina elegante y hermosa, infaltable en la gala,
orgullosa lo llevará al juicio final”

“Tierra mía… que duermes desnuda
en los brazos de un mar que te merece
y eres el piso confiable de poetas nobles y frutos dulces…
no permitas que ningún foráneo otra vez
engañe tus bondades y enamore tu sentir
por tan solo, complacer su locura”



P-Car

9 comentarios:

  1. Ante esta declaratoria de vida, de equilibrio, de rendición y de coraje... ante el grito del amor, el dolor, la valentía y la desidia...yo me pongo de pie. Si duda y para siempre, eres una mujer de letras y poeta de palabras, que nos llevas desde los cimientos más profundos de la vid de tu tierra, donde crecen las raíces en fertilidad de alma... hasta la cúspide más elevada donde las estrellas, tocan la noche y besan la luna que reposa en tu pecho. Formidable eres mujer, esencia, poeta!

    Este poema, es casi imposible de comentar, por su fondo tan verdadero, por tu corazón sensible y por esos lobos vestidos de corderos que deambulan en la vida, mancillando lo más sagrado.

    Me pongo de pie y te aplaudo, mujer de casta, mujer de sepa, mujer de vida, que transitas por este mundo, dejando una huella que será seguida y compartida, por generaciones completas, por el don de la palabra que te ha sido dado, no solo como un bastión en tus manos, si no como un rayo que atraviesa las fronteras y nos llega a todos aquellos, que admirados, podemos disfrutar tu obra!

    Adelante mujer de valentía inconfundible, a quien quiero con el alma entera y admiro con todo lo que me resta!!



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi amiga del alma.... cuántas palabras hermosas, me siento muy bien, muy a gusto con mi obra y quienes la aprecian. Un abrazo fuerte y cientos de besos de mariposas en vuelo rumbo a las estrellas.

      Eliminar
  2. Largo poema en una oración constante y del que destacan esas dos estrofas finales, como una súplica al cielo y a la tierra para que repartan justicia, amor y paz.
    Un abrazo en la noche querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Rafal, reconozco quedó un poco largo, y quise acortar pero me sentí traicionera con mi alma si sacaba alguna estrofa. En fin, así quedó... Es bueno dejar sacar hasta el concho, los pensamientos que por momentos nos afectan... nos complican y entristecen.

      Gracias amigo, lindo día para ti.

      Eliminar
  3. preciosa semblanza llena de vida, con un rayo de esperanza para hacerla más llevadera. besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo, gracias por venir y leer mis creaciones. Tarde un poco por estar descansando, pero ahora ya volví. Besitos.

      Eliminar
  4. preciosa semblanza que vuela de tu pensamiento como un rayo de esperanza que surca el firmamento. besos.

    ResponderEliminar
  5. Paty,tenias necesidad de decirlo y lo dijiste todo, yo diría
    que no quedo largo sino que quedó extremadamente muy corto....
    Perdona Paty pero no lo vi antes y te felicito un abrazo.

    ResponderEliminar

Mi cofre de tesoros!