martes, febrero 04, 2014

Luna ciega



Te nombraré
el celador muerto de mis sueños
hombre de vena oscura
que me enamoró por descuido
en una noche ingenua

Sacaré olas del océano
para hacerme alas nuevas
y emergeré -te juro que si-
volando con mucha tristeza
con destino al “demasiado lejos”

Créeme… debo olvidar
el adorable azul de tu mirada
donde en vez de flotar
me he hundido cada vez más
en la ironía de tu mar 

Por tanto deseo sin entregar
mi luna quiso estar ciega
pero hoy, a fuerza de penas,
he comprendido y quiero
-con un tiempo ganado de quimeras-
volver a distinguir y vivir
sin el auspicio de tu sombra

Suerte, hombre de mi alma
y… ¡adiós!...

Que Dios perdone tus faltas…
te iluminen los Santos…
y te cuide el Ángel de la guarda
¡siempre!
tanto en el aquí sin mí
como en el más allá

Me voy y en mi pecho
llevo al infinito llorando
por este absurdo miedo al olvido…
porque, sin versos, confieso a tu silencio
-antes que se estríe la tierra
y sane mi luna ciega-
que…
aún te amo


P-Car

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi cofre de tesoros!