martes, abril 15, 2014

Inconmensurable


Fuiste la noche queriendo captar una estrella y sin imaginarlo, te derramaste en mí, cual embalse de luz, lloviendo ensoñaciones en mi sed.

Desde entonces te amé, en un espacio mío… inconmensurable. Y te quise como a nadie, aunque debo decir que mucho más… te soñé. Desde antes y mucho después del breve suspiro en que tú dijiste… amarme.

Por ello no extraño tanto tus manos. Ni tanto tus labios. Sí tengo hoy, una dramática melancolía de aquellas caricias y besos que tenía en mis sueños… soñándome yo, junto a tu cuerpo. Son soñados instantes sublimes que no volverán…

Era tan simple, porque simplemente te soñaba y al soñarte así, no llegaba a mí la palabra sufrir. Pero sin comprensión, me arrancaste de raíz, lo único bello e inocente que me quedaba de ti.

Qué pérdida tan increíblemente efímera pero… ¡qué pena más grande! Es… una tristeza inconmensurable… que no se me arraiga a esta tierra de silencios sin semillas, sin quimeras, sin esperanzas… ni a ningún espacio sin sueños de lo que es ahora… mi vida.

Siento que ya no puedo vivir, sin soñar a vivir contigo. Me falta el aire… me faltas… me faltas tanto… de la única forma que yo podía amarte.


P-Car


4 comentarios:

  1. es todo un honor leerte. un beso marcelo

    ResponderEliminar
  2. Hola Paty: Sabes que te sigo y te aprecio pero a denotas tanta tristeza...
    Es tu estilo y me gusta pero a vece tan llenos de frustraciones y amores
    no correspondidos, pienso que el protagonista de este poema necesita
    urgentemente un nuevo amor para ver la vida como un regalo maravilloso
    que Dios nos concede...
    Un abrazo, Isidoro...



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le diré a algunas protagonistas de mis creacines que se vayan a otros versos, jajajaja... para que lo pasen mejor. Es poesía amigo, es poesía...............

      Besitos y gracias

      Eliminar

Mi cofre de tesoros!