lunes, octubre 19, 2015

Necia ignorancia

Un día no muy lejano, juntos, fuimos como la luz de un lucero, otorgando destellos a añejas historias de miradas incrédulas. ¿Recuerdas?... Bastaba con mirarnos, después cerrar los ojos y en un segundo único e irrepetible, dábamos una vuelta al universo.

Y si deseábamos ser cascada, nos convertíamos en abundante agua, pura y nítida, como aquella maravillosa que hace florecer el desierto, una sola vez, en el calendario de un siglo.

Luego de fundirnos uno en el otro y comprender que eternamente seríamos infinito, nos emocionábamos hasta las lágrimas y nos elevábamos en un vuelo mágico. Juntos, íbamos a tocar las estrellas, para decirles nuestros secretos y los más dulces e insólitos anhelos.

Al oscurecer, nos abrazábamos para descansar, formando la noche más bella, en la que silenciosas y desnudas, danzaban filas de brisas cálidas, junto a un trozo de mar sólo nuestro. Era tan bello, entre sueños, escuchar las pequeñas olas al llegar a la arena.

Y cuando fuimos lo que fuimos, sin ser eruditos, creamos un verso, que quedó perpetuo sobre las planicies de una gran luna malva. Ella a veces llora en mi ventana, y yo… le estiro mi mano temblorosa y lloro con ella.

¿Quién diría que hoy somos lo que somos y estamos donde estamos? Dos independientes… que no pudieron sostener aquel inmenso regalo. Y nos transformamos en seres solitarios, amargos, fríos, tristes, indolentes. No sé cómo aún no nos hemos muerto, si estamos lentamente sangrando por dentro, con el alma mutilada.

Culpables somos dos y muchos otros acoplados. Es el espacio vacío de los objetos hermosamente mentirosos. Es creer que todo se puede sumar o restar, aniquilar o esconder. Es no entender que nuestra principal fuente de vida, son los sentimientos. Es abandonar las emociones. Es no tocar y acariciar el centro del corazón. Es ceguera, es egoísmo, es materialidad, es orgullo, es intolerancia y rudeza innecesarias. Son las mismas plagas que están lentamente carcomiendo a la humanidad. Siento con impotencia, que lo bello e importante de la vida, literalmente, se cae a pedazos.

Y me pregunto… ¿qué nos sucede?. A ti, a mí, a tantos. A veces tengo miedo de esta frivolidad de la que somos capaces cuando algo no nos calza, cuando algo no nos acomoda perfectamente, cuando alguien, así amemos y nos ame, no lo sabemos escuchar, entender, ni menos ayudar, cuando el ego se apodera y devora nuestra sensibilidad.

Somos viles cómplices y a la vez, tontas víctimas de una gran escasez de verdad. Necios ignorantes de lo más importante: el amor y el alma. Y yo... no sé qué hacer. Sigo respirando, sigo la inercia de la sobrevivencia, sigo, sigo, sigo, esperando la bendición de un milagro.



P-Car

13 comentarios:

  1. Un relato que penetra en lo profundo....momentos de una vida donde el alma dio a luz verdaderos sentimientos y bellas emociones dando forma al amor más puro que puede anidar en ella...pero nunca está sola... destruye esa belleza iluminada el ser que somos con nuestro ego imparable invadiendo el fértil terreno de la nobleza del espíritu , arrasando con el misterio de lo mas bello que hemos sido dotados: la capacidad de amar, que se va diluyendo poco a poco perdiéndose en la anulación de tan bello sentir...quedando a la deriva en un mundo que nada ofrece para ser humanos con alma para amar....
    Muy hermoso Paty!!! Una gran verdad....
    Fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cristina, querida amiga. Has interpretado tan bien el sentir de esta prosa. Vivimos en un mundo tan frívolo, que , aunque no nos guste, terminamos por ser parecidos a la mayoría. Y es que cuando nos hieren en los sentimientos más nobles, sinceros y profundos, se nos forma una costra dura y fea. Un abrazo linda poeta!!!!!!!!!!! gracias!!!!!!!!!!!!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Ufffffffffff, una brevedad esplendorosa Amapola!!!!!!!!!! Mil gracias, me siento maravillosamente!!!!!!!!!! Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  3. es todo un hran honor leerte dia a dia un gran beso dulce amiga ricardo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ricardo, como estás? Gracias amigo querido, es un gusto contar con tu presencia y palabras siempre alentadoras. Un beso!!!!!!!!!!!!!!!!

      Eliminar
  4. Venimos y vamos y mientras creamos un relato, una historia, unos sentimientos, un "tú y un "yo"...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Rafael, un "tú" y un "yo" que existe en nuestro adn. Estamos hechos para vivir con un compañero(a). Creo que nuestra naturaleza apunta a aquello de complementarse física y espiritualmente a través del amor. Además es algo precioso. Un abrazo querido amigo, un gusto siempre encontrar tus comentarios.

      Eliminar
  5. uuffff este párrafo "Y me pregunto… ¿qué nos sucede?. A ti, a mí, a tantos. A veces tengo miedo de esta frivolidad de la que somos capaces cuando algo no nos calza, cuando algo no nos acomoda perfectamente, cuando alguien, así amemos y nos ame, no lo sabemos escuchar, entender, ni menos ayudar, cuando el ego se apodera y devora nuestra sensibilidad."...... me dejó quieta es cértera juntos a veces se debe revisr ser cómplices y detenerse uufff para que la tibieza regrese esta precioso uuff, me llevo tu blog Poetiza lo tengo en el otro pero es que ultimamente ajajajjaj no lo veo besos mil desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Beatriz, es muy interesante de tu parte que te haya llegado más profundo e intenso esta parte que citas. Y claro, resume el sentido de mi prosa. Gracias amiga, por brindarme tu impresión y parecer. Un abrazo querida poeta!!!!!!!!!!

      Eliminar
  6. No quiero, no quiero renunciar a mis sentimientos a la lucha por sostenerlos y perderme ese egoísmo que solo busca la posesión del otro, en un amor posesivo y ciego, no quiero, no quiero que la villanía de mis miedos me lleve a sembrar mentiras incoherentes que siembren dolor propio y ajeno, quiero sentir la valentía de mi alma y la firmeza de este corazón capaz de amar hasta la extenuación y pureza.
    Seguramente como persona vivo en debilidad permanente y con la esperanza permanente de ese milagro que me lleve por el camino del amor.

    Es difícil sentir la humildad de nuestra alma, en verdad a menudo deberíamos cerrar los ojos y con sinceridad propia ver en que le fallamos al amor.

    Estupenda reflexión de las que nos hace mirar dentro, muy dentro Paty.

    Saludos y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Agapxis. El amor es un camino de intensos aprendizajes. El amor es el alimento principal de nuestro mundo interno... pero muchas veces nos equivocamos en la forma de abordar al otro y como tu dices, hay que luchar por mantenerse en sano equilibrio y más que nada, ser humilde para reconocer, enmendar y seguir mejor. Un abrazo amigo, gracias por tu reflexión, siempre me aportas mucho. Que tengas un lindo día.

      Eliminar
  7. Hola Paty: La verdad es que "Necia ignorancia" lo pone muy difícil.
    El amor para mi no tiene explicación, viene cuando menos lo espera y
    y nunca se equivoca, no es egoísta,lo da todo. El primer beso lo da
    con la mirada, y amamos intensamente... Cuando tu amas de verdad,
    aunque no seas correspondido de la misma manera, nunca lo llamarás
    de forma diferente, para ti el amor, será siempre amor por la persona a
    la que amas. !! El amor con amor se paga...¡¡ nunca se equivoca,todo
    lo puede...

    Paty, Un cálido abrazo.


    ResponderEliminar

Mi cofre de tesoros!