domingo, septiembre 11, 2016

Amor y fe

Cuando mi corazón sea del sol y mi piel de la luna.
Cuando mis labios sean céfiro y mis ojos, dos luceros.

Cuando mi alma se eleve en paz, hecha esencia pura,
al son que del cielo, caigan cascadas de luz al océano

Entonces, podremos extasiarnos emocionados otra vez
y, en medio del paraíso eterno, sintiendo la bendición de
nuestros nuevos cuerpos traslúcidos, fundirnos en uno.

Sí amor, volveremos a ser infinito, como la mágica vez
primera, en que el cosmos amalgamó nuestros destinos.

P-Car

10 comentarios:

  1. Como elevas tus versos, para hacerlos místicos casi divinos.

    Leerte reconforta, feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de esa sensación buena que sientes con mis versos amigo. Abrazo y buena semana.

      Eliminar
  2. Amor y fe, solo un final feliz puede traer.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucha verdad en tus palabras Guillermo, gracias por respaldar mi creencia. Besos.

      Eliminar
  3. eres un sol un beso fernando

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fernando, eso que dices es muy inmenso, todo un elogio amigo. Gracias de corazón.

      Eliminar
  4. La verdad me emocionas tanto como me impresiona con tu manera de expresarte. Se feliz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ricardo. Buena semana para ti.

      Eliminar
    2. Muchas gracias Ricardo. Buena semana para ti.

      Eliminar
  5. Si amor traslúcido, será un amor sin sombras...

    Abrazo.

    ResponderEliminar

Mi cofre de tesoros!