martes, octubre 18, 2016

Irremediablemente tú

Nadie podía predecir una lluvia
en medio de tanta primavera.

El té está listo.

El tiempo concurre. No lo ausculto.
Inicuo, nunca se detiene ni dice:
alerta, voy con urgencia.

En el jardín tras mi ventana
la lluvia transgrede los árboles
sin pensar que, antes de desintegrarse,  
cada hoja tenía un sueño.

El té se enfría.

Frente a mi mirada impotente
pasan tantas incongruencias
llevándose, quizás dónde,
emociones, pasiones, amores.

En la necesidad de un consuelo
fiel, me abrazo a tu ausencia.
Se estremecen las sombras
de todas las siluetas inertes.

Mi piel, que te hurga en la nada,
sigue entumida como la inocente agua:
sangre de una lluvia mala.

Mi cuerpo íntegro tiembla
como las hojas que van en picada
llorando… hacia un injusto fin
deprimidas por el olvido
no por la muerte en sí.

O debe ser la pesadumbre y el vacío
de esta soledad entre manglares
que produce ira en mi razón,
abismos en mi corazón
y congojas en mi alma

si el tiempo pasa así de severo,
la lluvia no vuelve al invierno,
las hojas mueren amontonadas,
el té sabe a lágrimas de hiel
y tú
-irremediablemente tú-
a mí
no puedes volver.


P-Car

7 comentarios:

  1. Muchas veces la ausencia deja estas secuelas...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando se añora a quien abandona, claro, la ausencia sigue siendo una presencia etérea, una presencia invisible que solo el tiempo se lleva.
      Gracias amigo, que tengas lindo día.

      Eliminar
  2. eres toda una magnifica escritora. besos amiga fernando

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fernando, gracias por esas palabras llenas de energía positiva.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Que bonito son estos versos, a pesar de deslizarsen entre una nostalgia, pincelada de melancolía,hacen tiritar te recogen y arropan del pertinaz y suave escalofrio.

    Un saludo escritora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Agapxis, la mayoría de la poesía romántica es más bella con toques de nostalgia, desde mi parecer. Y además en la vida muchas veces es así.
      Gracias amigo, un abrazo.

      Eliminar
  4. Ese té enfriándose proyecta melancolía, y añoranza... ese té espera a que se llene un vacío por alguien que no volverá... es triste...

    Abrazo

    ResponderEliminar

Mi cofre de tesoros!