viernes, enero 20, 2017

Sonriendo a Neruda

A mitad del desvelo…
si la densidad del silencio me ahoga,
oigo estridentes
las querellas del olvido.

Asomo al aire de la ciudad y solo veo
habitaciones tiernamente apagadas
por el sueño de sus amantes.

Cuando asoma el día…
y el gong del tiempo obliga,
como si no tenerte no fuese suficiente,
debo simular que sobrevivo sin quererte.

Sin tregua ninguna y con su afán infinito,
ávida, me vuelve a caer la noche oscura.

Entonces, tocándome el alma,
con ansias de un poco de paz y esperanza
miro una estrella aislada en el cielo
y pido que… tan solo por amar…
ningún ser merezca este final.

Pero insólito e inesperado,
veo tus ojos en la cúpula celeste.

Y a la velocidad de un suspiro
poética vuelo a un paraje de la luna
y pienso que somos dos
contemplando el mismo lucero.

Entonces, sonriendo a Neruda…
y cuerda a más no poder, reescribo:
“…más loco que el amor
solamente el olvido y yo”.


P-Car

8 comentarios:

Mi cofre de tesoros!