viernes, enero 19, 2018

Agua de amor

¿Dónde estás útero? ¿a qué lugar me arrojaste? A un mundo grande, cierto, con un abanico de destinos, pero sin lo puro y divino de ti. Si quería salir, nunca me preguntaste; fue lo único no gentil de tu parte.

De haber sabido todo lo que hoy sé, apenas me expulsabas, me hubiese devuelto, mientras aún podía, siendo diminuta y sin estas penas que no acaban de sumar y pesan como montañas.  

Añoro tu melodioso silencio abrazando mi natural desconocimiento y sentirme a salvo entre tus tersos contornos sagrados… ¡era un universo fantástico! Todo era agua y amor, una realidad sin juicios, sin más aspiración que jugar dando giros en el nido, sin miedo. Tú eras mi sol y mi noche. Mi melodía, mi ruta, mi castillo, mi corcel y mi bosque. Mi cielo, mi culto, mi oración y mi fe. Mi maravillosa aventura y mi único horizonte.

Cuando todo acabe, quisiera por fin, clavar aquí mi cruz y que mi espíritu leve, retorne a tu pecera. Necesito volver a la esencia, al sentido primero, al origen de un todo. Mi corazón sonríe y agradece la gracia consciente de poder fantasear ese sueño.

Mientras siga en la tierra, soportando lo que deba, pensaré excesivamente en mi fuerte deseo y con ello, aliviar mi devenir y la espera. Este es un desierto que no pedí pisar, porque de haber sabido tanto, ¡tanto tanto!… en tu dulce mar hubiese preferido - eterna e infinitamente - seguir nadando.


P-Car

4 comentarios:

  1. Maravilloso universo en el que todos hemos estado en un momento y luego...
    Un abrazo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y luego... bueno bueno... la vida!!! Igual queda en la memoria del alma, esos nueve meses de pura paz, protección y amor. Todos tenemos derecho a sentir esa íntima nostalgia por momentos de total tranquilidad.
      Gracias por tus palabras amigo, espero que tengas lindo fin de semana.

      Eliminar
  2. Nunca debemos dejar camino viejo conocido por nuevo a conocer,el destino juega muy malas pasadas....
    Buen fin de.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pascual, buen día. Tal vez tengas razón, pero también los grandes cambios positivos hay que darles una oportunidad, caminando por lo desconocido. Lo único que sucede es que a veces en el trayecto ansiamos paz y recordamos espacios de paz absoluta, tal cual el tema de mi prosa.
      Gracias amigo por venir y dejarme de regalo tu parecer. Un abrazo.

      Eliminar

Mi cofre de tesoros!