miércoles, marzo 21, 2018

Soy tu poema (en el día mundial de la poesía)


Soy un diminuto poema
que en sus venas y ramas
lleva tu nombre en blanco.

La metáfora de tu impronta
brilla en mi insignificancia.

No juzgues mi trama
simplemente veme
como el cielo estrellado
que engulle tus ojos

y nada más siénteme
como la garúa tibia
que entra sumisa
en tu piel solitaria.

Puedes hacer conmigo
lo mismo que te sucede
si paladeas el vino
si atesoras un sueño
o si drenas al cielo
la verdad de tu alma.
O como cuando…
desolado te duermes  
ceñido a la esperanza del alba.

Mi pretensión es alta, lo sé
pero también sé
que en mi refugio
poco a poco descubrirás
la escueta grandeza de ser.

Mi fin no es ser un fin:
sí un avío.
La quimera es que en mí
te reconozcas, resplandezcas y…
¡te sientas vivo!

Empieces a sentir mi falta
y pronto regreses aquí:
a tu esencia.

Piensa en el poder
de tu neta existencia:
desde que mi razón fue palabras
si te alejas
mi virtud desespera.

Y te modulo sin palabras
y te aguardo sin tiempo
y te intuyo en la nada
y mi naturaleza toda
alba, nimia y serena
¡ansía tu alma!



P-Car



Derechos Reservados.
Propiedad Intelectual.
Imagen: Noell Oszvald

2 comentarios:

  1. Preciosos versos que definen perfectamente los mimbres del poema.
    Un abrazo y gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amigo, gracias a ti, por ser parte importante de mi cordón poético. Muchas Felicidades en tu día, que es también mi día, y el día de tantos que amamos la poesía. Un fuerte abrazo, con todo mi cariño.

      Eliminar

Mi cofre de tesoros!