viernes, noviembre 08, 2019

Lo imperecedero


Oh… me llegó la hora por fin…
de ornamentar mi lugar en ti.
Antes me imaginaba a tu lado
siempre sostenida de tu mano
y despertando en tus brazos.

Esos episodios sucedieron pero
como el tiempo en las olas
-grandiosas, bellas, rápidas-
…transitorios terminaron!

Y pensar que, por tus ojos y amor,
por tu sonrisa, tu apego y pasión
fue que aprendí a…
soñar y soñar con lo eterno
como una princesa a su príncipe
como una sirena al horizonte
como un lucero al firmamento.

Hoy sé que esos candorosos anhelos
con una cualidad diferente
realidad se hicieron.

Porque sé que aparezco en tu pensamiento
y apareceré mientras puedas tú pensar.

Porque sé que permanezco en tu corazón
y lo estaré mientras sustentes sus latidos.

Porque, sin la maestría de estar adherida,
sé que desciendo por cada bisel de tu silueta
y lo haré, mientras la existencia te de vida.

Y cuando lo palmario en ti desaparezca
y, así como la nívea espuma en la playa,
tu piel y esqueleto se desintegren…
seguiré a la gran migración contigo
en tu amada infinita alma.

No te ofusques por el aquí y el ahora.
No sufras por el cuándo y el por qué.
Serénate ante lo sacro e imperecedero.
Dale hondura y sentido a tus suspiros.
Todo estuvo, está y estará bien cariño!
.
.
.

P-Car





Paty Carvajal-Chile
Derechos Reservados
Propiedad Intelectual
Imagen: de Internet

4 comentarios:

  1. Profunda reflexión en estos versos que nos dejas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amigo, muchas gracias, creo que lo único que debiera trascender junto a nuestra alma, son aquellos sentimientos puros y buenos, que nos hacen mejores personas, siempre. Es una gran ilusión que atesoro e intuyo.
      Un gran abrazo.
      Buen fin de semana.

      Eliminar
  2. Todos llevamos ese Dios que nos hace capaces de discernir sobre nuestros actos y pensamientos, dejaremos la luz de lo material para permanecer en el infinito de un universo eterno.

    Esa es mi fe la que aquí y ahora potencia mi amor en todos los sentidos.

    Tus versos son un remanso de paz incitando a la calma en ese amor.


    Feliz domingo, un abrazo.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amigo, gracias por tu tiempo y dedicación hacia mis versos. Es cierto, a veces buscamos un Dios en una imagen externa hasta tomar consciencia que todos somos un poco de Dios. A Dios hay que sentirlo en cada discernimiento, en cada acción que nos lleva a la calma y la iluminación. Nuestra mente es una herramienta para ordenar y poner en justa perspectiva las emociones.
      Coincidimos en creencias y esperanzas!!
      Un abrazo Agapxis. Buen domingo, con amor y tranquilidad.

      Eliminar

Mi cofre de tesoros!