Mi breve historia

Escribir poesía es una terapia para mi alma, porque son emociones que nacen desde lo más profundo, en lo cual involucro todos mis sentidos. Al comienzo, mi única intención fue expresar sentimientos, dejando  estas sensaciones secretamente guardadas entre algunas líneas, lo que con el tiempo pareció resultar el mejor aliado del mundo, ya que al hacerlo, siento algo lindo en mi corazón. 
En cualquier momento, siento ganas y necesidad de escribir lo que siento, lo que me nace, lo que fluye. Así es mi historia, breve, simple, sensible, romántica, pero es un pequeño reflejo de mi mundo interno, de mi esencia. Me siento bien conmigo misma por mirarme de frente hacia lo profundo, de escuchar mi voz interna y concluir que todo vale la pena en este inigualable y maravilloso camino de crecimiento que es la vida. También me complace mucho, haber decidido dar este paso de crear un blog para mostrar mis inspiraciones. Si mis creaciones hacen bien a otros, me siento más feliz, complacida y  agradecida de Dios, que me regaló este especial don, que solo me ha entregado preciosos beneficios. 
El día que mi alma se eleve a otra dimensión, se que sentiré mayor paz y plenitud si me recuerdan a través de MI POESÍA.





Esto lo publiqué en Diciembre 2013:
Amigos y amigas: quiero decirles algo en relación a mis creaciones. Las historias relatadas son historias tomadas de la vida, de la que soy una buena observadora, pero no necesariamente son la historia de mi propia vida. Obviamente que la mayoría de nosotros hemos vivido un poco de esto un poco de aquello, pero mis poesías y prosas son relatos imaginados, con una base de realidad de mi propia vida o de mis observaciones. Generalmente dramatizo porque eso es algo que me nace en forma natural de mi alma poeta. Así me fue entregado, por obra de Dios, este maravilloso don que tanto amo, valoro y agradezco. Besos infinitos a todos. Con cariño, Paty