miércoles, septiembre 27, 2017

Excepción

Hoy por hoy…
todo sucede veloz.
Los hechos, los cambios,
las ilusiones, las novedades.

Nada es eficiente
si no se hace rápidamente.
Es una provocación constante
que desentona el vals del universo.

No obstante la tendencia
existe un algo ínfimo
-tenencia de lo inmenso-
que succiona a sorbos
mis horas, mis estaciones,
mis latidos, mi existencia.

Quizás está obsoleto, es anormal…
o tal vez, lo amotinado de la moda.

Y es que…
después de amarnos
hace mil lunas
y un millar de estrellas;
mil amaneceres
y un millar de golondrinas
el recuerdo…
intacto permanece.

Mora conmigo siempre:
tan dócil, lúcido y calmo
como si en este despertar
nos hubiésemos amado.

En mis ojos permanece tu mirada
y tu sueño de ayer, aún me abraza.
Tus limpias palabras son crónicas en mi piel
y los íntimos besos, inmersiones en mis mares.
¡No! no pretendo -ni puedo-
olvidar absolutamente nada.

Es más…
eres tú -tu alusión-
lo único en mi agitada vida
que me acontece de esta forma:
con la adhesión y a la velocidad
de los vedados hechos de antaño.

¡Maligna beata excepción!

Igual que a ti
¡la procuro y fustigo!
por este infinito amor que
desde lo recóndito del alma
a cada instante secreto
-suspendido del mundo-
¡le profeso!


P-Car



2 comentarios:

  1. El amor no entiende de prisas, solo sabe de constancia y a veces se diluye tanto que cala el alma y entonces... nadie ni nada lo saca.

    Un placer venir a leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Agapxis, es un gusto para mí leer tus palabras y entender la profundidad de tu lectura y tal vez también, el que mis letras toquen alguna fibra. Un abrazo poético!!!

      Eliminar

Mi cofre de tesoros!