domingo, junio 30, 2019

Su amor y su olvido


Murmuro sola a mi soledad, lo extraño que es el olvido, diría que más extraño que el amor mismo. Cuando le amaba, tuve total certeza de mi amor: no hubo alba, ocaso ni instante en que lo dudara. Yo -solo yo- deseé y quise, despertar el resto de mi tiempo entre sus brazos. No fue así y tuve que pasar excesivas penas y reinvenciones. Sobreponerme… entendiendo que con él, nunca debí soñar ese sueño.

En este raro y acompasado presente, en que incontables lunas y soles se han desvanecido tras el océano, tras la montaña -y en la intimidad de mi sereno corazón- sucede que cuando avanza hacia mí la claridad de que le he olvidado, misteriosa y repentinamente vuelvo a recordar. Veo nítidas imágenes de nosotros riéndonos, abrazados, en bello silencio, amándome él, amándole yo, amándonos con auténtico amor.

Entonces, supeditada a algo superior, entro en una mística dimensión y sus ojos aparecen en esas cúspides y luego en ese mar, y así yo no quiera evocarle nunca más, sin tregua ni paz -buscando mi ternura y mi perdón- esa querida mirada y ese amado espíritu, emergen de la nada, hasta que me derrumbo y al momento sucumbo. En medio de la confusa emoción, me cae una lágrima, luego otra, otra y otra más…

Entregada, con voz alta a la vez de quebrada, al firmamento expreso lo extraño que es su amor y su olvido, porque cuando más cerca estoy de dejar todo atrás, este pasmoso evento me sujeta vigorosamente del alma, desde donde escucho -con mayor claridad que todas las palabras del mundo- cómo él ruega que no le olvide y que, con entereza y virtud, paciencia y fe, jamás nunca ¡nunca, nunca!  lo deje de amar.
.
.
.
P-Car







Paty Carvajal-Chile
Derechos Reservados.
Propiedad Intelectual.
Imagen: de Internet.

viernes, junio 21, 2019

Quererte así (escrita mayo.2013)


En noches sin luna
-ciegas e indolentes-
no logro reunir
los restos inciertos de tu amor
esparcidos en el vacío
por tu azarosa ausencia
-yendo y viniendo-
silbando el vals del olvido.

Y entonces busco en el mutismo del cielo
una mínima señal
que me acerque a la última huella
del prisma de mi estrella
cuando a mi piel
le duele demasiado el temor
de seguir amándote.

Mi rebelada alma
-que no quiere morir de tristeza-
burla el miedo y la soledad
volviendo al lugar que inventamos
con claros y oscuros secretos
¿recuerdas? 

Allí donde juntos
pintamos a mano las montañas
y el viento aguardaba quieto
que deje de jugar la brisa
para acurrucarla
y contarle sus interminables historias
que sellaban el alba.

A tu lado, en calma me quedo
cual prófuga de la realidad y
te acaricio, te quiero
-te contemplo-
para luego cerrar mis ojos
y caer en la utopía
que me tomes en tus brazos
cubriendo mi cuerpo de flores y besos
e infinitos “te quiero”

Aún sabiendo
que el tiempo es infalible
cuando el reloj desmorona el sueño
y que si ha de llegar el rutinario día
es porque existirá otra noche
en que no lograré evadir
-ni tampoco lo deseo-
el recuerdo de ti
y el despropósito inmutable de…
quererte así.


P-Car
(poesía escrita en mayo 2013)
.
.
.
Paty Carvajal-Chile
Derechos Reservados.
Propiedad Intelectual.
Imagen: de Internet


viernes, junio 14, 2019

Mientras pueda


Todo el tiempo medito y sueño, que un abrazo tuyo  
uno franco, uno sin reserva, uno lleno de tu esencia
me concedería mayor energía que el aire que suspiro.

Un abrazo ¡uno solo!, dado en suave y bello silencio
daría cobijo a lo cuantioso ganado, a lo poco perdido
al momento ido, al que seguirá y al instante mismo.

Un dulce abrazo, en que infalible, me amalgames a ti
diciéndome mil cosas sin decir nada y yo te responda
sin pronunciar palabra, y permanezcamos juntos así.

Muchos seres en esta tierra, tienen anhelos costosos
y yo, nada más sueño con un abrazo tuyo ¡glorioso!
porque para mí, eso que parece tan fútil y simplista
es un todo repleto de sentido y un verdadero tesoro.

Nada cambiará si tardas y a abrazarme no alcanzas:
desde que una tarde hace siglos, solitario ¡partiste!
con todo un sentir en el cimbrado de tu piel y alma
ese abrazo, en lo puro de nuestras verdades ¡existe!

Igual, mientras existan las estrellas, la luna y el sol
mientras lata mi corazón y mi cuerpo vibre de amor
mientras yo pueda soñarte, consciente o adormecida
siempre imaginaré estrecharte ¡y me estreches! vida.
.
.
.

P-Car




Paty Carvajal-Chile
Derechos Reservados.
Propiedad Intelectual.
Imagen: de Internet.

viernes, junio 07, 2019

Amarte es...


Amarte es algo tan mío, así como lo es
decirte amor, cuando conmigo te sueño,
si te pienso intenso o por ti… yo escribo.

Amarte no es un algo extraído del mundo
ni dado de tu palma, ojos y labios, huidos.
Si es por augurar de este amor un origen
más bien diría que del cielo me ha llovido.

Amarte es un bien que poseo y protejo
que no pende de la luna, de los grises,
del humor, de lo utilitario, del devenir
ni de las estaciones jubilosas o tristes.

Desvalijado de víctimas y culpables,
este querer, que nació para mi alma es…
ayer, hoy y hasta el infinito…solo mío.
Del universo una dádiva, que no eligió
tu ralo y volátil corazón, como morada.

Amarte es algo adherido a mi espíritu
inconfundible, irrepetible, ¡irremisible!
que no me altera ni me arruina, ya que
amarte así, mi amor, sin tregua ni olvido,
es, de mi historia completa, lo más sensible,
lo más noble, lo más dulce, lo más bonito y
ya ves, ¡lo más divino que me ha sucedido!
.
.
.

P-Car




Paty Carvajal-Chile
Derechos Reservados.
Propiedad Intelectual.
Imagen: Omar Ortiz.

martes, junio 04, 2019

Esta vez


¿Qué haré para encontrarte
si de nuestras locas andanzas
ya no hay recorridos ni marcas?
                                               
¿Cómo voy a soñar -y soñarte- si…
ya no veo un firmamento compartido
ni del cielo mana una sola esperanza?

Dime ¿qué haré yo para adorarte
si tanta ausencia me ha debilitado
y para amarte como yo te amaba
la templanza ya no me alcanza?

He de recomenzar -de nuevo-
con tez diáfana y pulso albo
sin itinerario ni destino
sin un anhelo elevado…
y en mi corazón y alma
¡sin un voluptuoso cariño!

No obstante lo incierto y el frío
profetizo, promulgo e intuyo
que en este apacible escenario
tus espirituales ojos me seguirán y
¡tu alma estará conmigo!

Y esta vez, tal vez tú…
desde tu profunda verdad
¡te enamores de mi soledad!
y de mi poética genuina irrealidad
-sereno, acertado e infinito mío-
no te desunas ¡nunca jamás!
.
.
.
P-Car



Estoy celebrando mi poesía N°1.100... y vamos siempre por más!
Gracias de corazón a quienes me siguen en mis aventuras poéticas!


Paty Carvajal-Chile
Derechos Reservados.
Propiedad Intelectual.
Imagen: de Internet.