domingo, febrero 19, 2017

¡Cuántas!

Cuántas veces dije (¡cuántas!)
que por sobre la intolerancia y el temor,
las risas huecas
las miradas sin luz
y los halos de oro en reinos sin Dios…

Digo, por decir algunas, de una infinidad,
que la vida misma, tarde o temprano
o justo a tiempo, solemne te dicta
a modo de sermón o sentencia.

Continúo:
…que, por muy encima de todo orden,
de las fronteras o cualquier resistencia
(oh, cuántas veces lo dije ¡cuántas!)
que sentir y dar amor
es la única dicha y riqueza.

De tu tálamo al cielo,
de la galaxia al universo,
de tu silencio a mi soledad,
de lo finito a la eternidad
-el amor, solo el amor, siempre el amor-
es lo más importante.

Ay amor… cuántas, cuántas





P-Car


miércoles, febrero 15, 2017

Recomencemos

Nunca pensé que llegarías a mí
con tu corazón así de débil
y tu alma, llorando.

Menos imaginé que
tus lágrimas fuesen  
gotas de agua bendita
que curarían tus yerros.

No, no me mires así, que,
en un instante derribas
el juramento que hice a mi vida.

Ay, no puedo más
presiento explotarán
los diques de mi sangre
y el piélago de mi alma.

Detén tu llanto misionario.
Ven y abrázame fuerte.

Busquemos el sol y la luna
tras los nubarrones de la soledad
y con lías de piel, bordemos
un cielo nuevo.

Inhalando estrellas…
Desnudémonos…

Dejemos que la luminiscencia
-fascinantemente lento-
recorra nuestras cimas eróticas
en las planicies de los sentidos.

Rasante y profundo
-infinitamente intenso-
sin reservas, sin más demora…
amémonos ahora.

Amor… recomencemos.


P-Car


martes, febrero 14, 2017

Enamorada de tu luz

Cuando te vi, supe que algo brillaba en ti, solo para mí. Ese algo se pendió cual estrella, en el cielo de mi mente, donde existen los pensamientos más secretos y sublimes.

Solo te pensaba, te pensaba, te pensaba. Y, sin pensar en que en nada más pensaba, te seguía pensando, total y plenamente enamorada.

Pasaron los años, cambiaron muchas cosas. Hoy, nuestros cabellos están blancos, nuestros cuerpos curvados y disminuidos. El entorno no es como antaño, la velocidad del tiempo es más rápida y hay tantos afectos que se han ido. Pero algo no cambia ni cambiará y es que yo, como el primer encuentro, te sigo contemplando.

Te agradezco por ser y existir, por dormir abrazado a mí y que nunca hayas dejado de sonreír al ver mi rostro cada mañana. Por juntos haber recorrido un largo camino y por ser la luminosidad que me guía.

Hace medio siglo, en aquella tarde hermosa, supe que tenías guardado un brillo que nació para extasiar mi alma. Cuando hoy te observo, así mis ojos estén ya cansados, aún veo esa luz y aún, la siento solo mía.

Ambos fuimos bendecidos por estar unidos y por saber que moriremos al mismo tiempo. Porque si tú mueres primero, yo moriré en vida. Y si yo muero antes, haré un acuerdo con el cielo, para llevarte conmigo. Y si aún tengo visión después de la muerte, seguiré siguiendo tu luz y seguiré enamorada infinitamente.


Amor, gracias por todo, gracias por tanto. Te amo, ya sabes cuánto.


P-Car




Día catorce

No me hace sentido lo ilógico.

¿Por qué es viscoso y pesado
lo que es más vacío e invisible?
Los silencios y las ausencias.

¿Por qué es tan incipiente y lento
lo que es más urgente y requerido?
La amnesia del cuerpo
y el olvido del alma.

¿Por qué el amor no siempre tiene la cadencia
de un violín bajo la luna -en medio del océano-
si se celebra el día catorce de un nuevo febrero?

¿Alguien puede argumentar una respuesta?

O quizás seas tú… si…
tú, tú, tú -y nadie más-
quién me regalé un consuelo:
rosas rojas en tu mano zurda
y en la sagaz, mi sonrisa de vuelta
si danzas conmigo, hasta que amanezca.



P-Car




947

Déjate amar así

Escuchando esta música venida del más allá y tus ojos destellando, en el lente fotográfico de mi memoria, puedo escribir, desde lo hondo de mi ser, los sentimientos más arraigados, frágiles, poderosos y, a la vez, increíblemente hermosos.   

Con cada compás, mi espíritu libera versos a la danza del viento, con la esperanza que, en el imán azul de tu mirada, bajen a tus horas vacías y le hagan el amor a tu alma, hasta hacerla estremecer de gloria.

Déjame amarte así -déjate amar así- que el amor, así sea uno, cuando es auténtico, no es de una sola manera, es de muchas formas bellas y ésta es la mía. Hazla tuya con el corazón llano y dejemos que, en lo que dura este día hasta el fin del ocaso, el mundo también lo viva. 



P-Car




Perfección

Mi amor es perfecto porque te amo imperfecto:
Iracundo, obsesivo, intolerante, creído, callado.

Mi amor tiende a ser tontamente no perfecto,
si mi zona imperfecta, piensa en que cambies.

Mi amor es perfecto, así tú no lo seas, ni yo lo haya sido,
porque te amo como eres y me amo así, enamorada de ti.

Mi amor dejaría de ser perfecto, si escuchara a otros
y dejase entrar a lo nuestro, al imperfecto del olvido.

Mi amor es perfecto, porque todo amor verdadero lo es
y tú, ser imperfecto, eres mi inentendible delirio porque…

eres un niño cuando me buscas,
eres vulnerable cuando me extrañas,
eres intenso cuando me miras
eres dulce cuando me besas,
eres mi ángel cuando duermes,
eres mío cuando soy tuya.

Con ambos polos de tu totalidad,
tú… hombre imperfecto
eres perfecto para mi alma
y yo…
no te cambiaría por nada.


P-Car




Día del amor

Hoy 14 de febrero, esta pantalla se llenará de corazones e inspiración. Con versos de mi alma, celebraré este día y como siempre... dedicados especialmente al sentimiento de amor, que es la luz y la fuerza de nuestra esencia. 
Feliz día de San Valentín queridos amigos y amigas, les deseo lo más bonito en este día. 

Paty


lunes, febrero 13, 2017

Acróstico a Josefina, mi dulce amada nietecita nacida el 26 de enero

Jugando con una estrella
Oscilando vi su esencia.
Supe que algo lindo sucedería
Ella me contó que tú vendrías.
Fantaseé con tu carita y risa
Inventé primaveras nuevas.
Nada cercano ni suficiente
Alguien superior llegó a mi vida.


Tu abuela Uba

P-Car



950

viernes, febrero 10, 2017

Morir en tu beso

Si por una razón celestial tuviese que morir hoy
y cerca de mi hora, un ángel me ofrendara un deseo
-un único, especial y último sueño del alma-
sin dudar un ápice, pediría me llevase a tu lado
para dejar caer mis ojos estando en tus brazos
e irme al más allá murmurando “amor, te amo”
con lo más prístino, de un beso tuyo en mis labios.


P-Car


miércoles, febrero 08, 2017

Inercia y tiempo

Quise ser el silencio y no gastar mis labios en nada que no fuese mantener el sabor de tus besos.

Quise cubrir de negro mis ojos y que ni un resplandor perturbara en mis iris, la visión virtual de tu rostro.

Quise que nunca más el viento rozara mi piel, para sostener en mi cuerpo, la ritualidad de tu tacto.

Quise en mi instinto, guardar tu sexo y que las crías vírgenes de tu deseo, me inundaran el corazón.

Quise ser tu universo y crear en tu memoria, momentos invencibles, que nadie, nadie pudiese reemplazar.

En tus brazos quise, distraer la inercia y congelar el tiempo, para que nunca sucediera algo raro o llegase alguien que no fuese tú y yo.

Es lo único que no logré. Todo del cielo me fue dado, menos tu permanencia.


P-Car

sábado, febrero 04, 2017

Si la providencia...

Si mi necesidad tuviese colores
en cada nirvana del alba
un arcoíris nos haría uno.

Si mi clamor fuese el viento
rompería los silencios todos
gritando tu nombre al olvido
en cada explanada y recodo.

Si mis palabras fuesen ángeles
el cielo revestiría de alas blancas
para que con tus cegados ojos vieras
-y con tu corazón sintieras-
un milagro de ternura irrepetible.

Si la imposibilidad fuese…
Si la fatalidad no pudiese…
Si de verdad, el amor triunfara
todo lo mío tendría sentido.

Ay, si la providencia alentara
que tu devenir volviese…

Y si el infinito fuese nuestro holograma
a la hora bendecida de estar en tus brazos
de tu arena sería el oleaje de mi mar
de tus sentidos, mi natividad
y del firmamento en tu mirada,
sería eternamente mi alma.



P-Car


viernes, enero 20, 2017

Sonriendo a Neruda

A mitad del desvelo…
si la densidad del silencio me ahoga,
oigo estridentes
las querellas del olvido.

Asomo al aire de la ciudad y solo veo
habitaciones tiernamente apagadas
por el sueño de sus amantes.

Cuando asoma el día…
y el gong del tiempo obliga,
como si no tenerte no fuese suficiente,
debo simular que sobrevivo sin quererte.

Sin tregua ninguna y con su afán infinito,
ávida, me vuelve a caer la noche oscura.

Entonces, tocándome el alma,
con ansias de un poco de paz y esperanza
miro una estrella aislada en el cielo
y pido que… tan solo por amar…
ningún ser merezca este final.

Pero insólito e inesperado,
veo tus ojos en la cúpula celeste.

Y a la velocidad de un suspiro
poética vuelo a un paraje de la luna
y pienso que somos dos
contemplando el mismo lucero.

Entonces, sonriendo a Neruda…
y cuerda a más no poder, reescribo:
“…más loco que el amor
solamente el olvido y yo”.


P-Car

martes, enero 17, 2017

Amé y amo


Amé lo que vi en ti.
Amé lo que ignorabas.

Amé lo que fluía de ti para mí
cuando sabías que me amabas.

Amé el lugar lejos donde juntos llegamos.
Amé lo nuestro, los detalles, incluido tú.

Porque ninguna dupla es nosotros,
amo aquello que el universo sabe
es irremediablemente irrepetible.

Amo me consideres tu refugio
cuando no hallas las estrellas.

Amo me fastidies antes del perdón
y que me fastidiaras infinitamente.

Amo lo que nunca encontrarás…
porque no dejas que te halle primero.

Amo el amor. Amo amarte.

Alguien dijo que no te amé…
que lo que amo es un sueño.

La totalidad es cierta:
lo mío y el resto.

En dulce secreto amo lo que te robé
y nunca jamás te devolveré
para que otra ame.



P-Car

sábado, enero 14, 2017

¿Qué será?

¿Qué será… que puedo amarte, así como te amo, en la distancia? No parece natural que, si con tu cercanía cuento, el miedo ahogue mis sentimientos y, que poca cosa no es, inhabilite mi coraje.

Mejor mantente siempre lejos, para seguir saboreando esto tan mío: tan tibio, tan cariñoso, tan compañero, tan lleno de imágenes y sueños.

Y tan intenso que, como nada más en este universo, me seduce, me provoca y excita, hasta que mi alma alcanza y besa la luz de la estrella más distante. Esa, que ante el tiempo terrenal y las medidas del mundo, parece intocable.


P-Car



jueves, enero 12, 2017

Parábola poética

Al alba, un ave preciosa me dijo: vuela.
Le respondí: soy humana, no tengo alas.
Así siguió nuestro singular diálogo…
-¿Y entonces cómo es que yo,
que soy ave, te estoy hablando?
-Es que pienso eres una fantasía.
-Por lo mismo, entonces… vuela.
-No creo que pueda, es utópico.
-¿No dices que eres mujer de fe?
-Si, tengo fe, sueños y esperanzas.
-Entonces comienza a volar, ahora.
Cerré mis ojos y seguí escuchando…

 Por y para aquella ave mágica:


Cierro tranquila mis ojos
como me enseñó aquel ave.

Anulo mis odiosidades,
suspendo mis sentencias:
me quedo en total blanco.

La ensoñación me guía,
la amplitud me da fuerza,
la compleción me suspende,
el pasmo del todo me eleva.

No aspiro a ningún puerto,
en mi travesía no hay metas.
Solo avanzo, continúo mi viaje.

Desde lo alto veo con tristeza
poca agua en las cascadas
y sesgados los campos.

Gentes tiesas, difuntos danzando,
pequeños desdibujados de hambre.
Miradas desmayadas en los abismos,
intentos fallidos, miserias y llantos.

Con contradicción distingo
soledades, iras y arideces,
dentro de castillos de oro.
Veo el amor en un solitario.

Entiendo el ahora y mi hoy
unifico en una sola verdad
carencias, faltas y garbos.

Entiendo que para entender
debemos tomar distancia…
crear un espacio santo y puro
entre lo trivial y la eternidad.

Limpiar vanidosos ojos ciegos
y permitirnos miradas nuevas
llenas de percepción y perdón.

Debemos, en minutos de paz,
volar sin juicios, sin cargas,
sin pertenencias, sin sueños
más que el de comulgar…
pensamientos y sentimientos.

Visualizar nuestra misión
en forma cruzada y amplia:
honestamente, desde el alma.

En el cielo, muy cerca de Dios,
volar, volar humildes y llanos
para descubrir nuestros regalos:
su lealtad, su palabra, su legado.
Nuestros dones y debilidades:
nuestra bienquista libertad.

La libertad de hacer el bien o el mal,
la libertad de abrazar o despreciar,
la libertad de enmendar o pecar.

La libertad de sentir o paralizarse,
la libertad de seguir o rendirse,
la libertad de expresar o callar,
la libertad de querer o dañar.

Y desde el uno al todo,
la libertad de ser libre:
la libertad de amar.  

Amar el gran bien eterno,
de entregarnos, de donarnos,
proteger, cuidar y preservar,
de amar el preciado universo:
de amarnos como humanos.

Cuando aquella ave increíble se iba, le pregunté su nombre. Ella se detuvo en el aire, giró su cuerpo y abrió su plumaje descomunal. Me miró por última vez y me dijo: Soy tu poesía. Ya sabes, puedes volar cuando quieras, tu don dibuja tus alas, la fuerza te la da tu espíritu, tu motor es tu corazón, tu sabiduría está en tu mirada, lo que alcances lo guardará tu alma. Vuela, no tengas temor: Dios te cuida y te ama sin condiciones. No abandones tu vuelo: en tu esencia vibra la palabra y construir uno a uno tus versos, llenos de visión y vivencias, es la extraordinaria misión que tiene tu existencia. ¡Nunca dejes de volar! 



P-Car

sábado, enero 07, 2017

Mundo al revés

Lo que antes era azul y dorado
hoy es gris y sepia.
Lo que veía como horizonte
hoy carece de sur y norte.

En mis blancos pensamientos
corren cascadas de sangre.
Entre mi corazón y mi estirpe
se está formando un despeñadero.

¿Podrá mi bella totalidad
volver a ser como antaño?
Ya nada es firme y moderado
y alguien tiene la culpa.

Si él construyó su órbita con varillas
¿por qué viene y tuerce mi universo?

Aparece cual pequeño inocente
en busca de su nido de oro y mirra:
ese paraje llamado sentimiento
que siempre acopia su aroma.

Y me mira triste.
Y tiembla de frío.
Y provoca al instante
la suave sonrisa de la niña
abandonada en mi alma.

Y la magia de besarnos,
el éxtasis de tocarnos,
la primacía de amarnos,
me hace olvidar todo lo malo.

Pero dramáticamente rápido,
olímpico, despega de nuevo.
Ni se entera lo que es morir la muerte
de tenerlo y perderlo… reiteradamente.

Y perder el color del día y la noche
y perder la noción de los horarios
y perder… la alegoría de la vida.

Tenerlo, sonreír y amarlo.
Perderlo, llorar y odiarlo.

Tan profundamente y tantas veces morí
que, a veces, suspirando, creo no existir.

Y pensando que mi querer no merece
presiento se aproxima otra muerte.

No, no permitan siga falleciendo,
que por amar y amar, no lo merezco.

Entre todos enderecen mi mundo al revés
que yo... la verdad… ya no puedo.


P-Car

martes, enero 03, 2017

Siéntete a salvo

Desde el instante que supe
que amarte sería eternamente,
en mí, quedaste protegido.

Cuando miro la luna,
si el albor me ilumina.
Humedeciendo desiertos,
flotando con las estrellas.

En la nostalgia del recuerdo,
en la elevación de un sueño,
en la supremacía del presente.

Si creo que todo ha llegado a su fin
y casi de inmediato entiendo
que te sigo amando…
te amo, te amo tanto,
que de lo mucho que entendí
nada logro comprender.

Y, así parezca demasiado,
más, mucho más te amo
cuando la quimera de extrañarte
me supera y exaspera
la piel y el alma.

En el sinsabor crudo del invierno,
en la vera inhóspita de la soledad,
acosado por la máscara del miedo,
querido…
siéntete tibio,
siéntete amado,
siéntete a salvo.

A mí no, no me pienses
pero en el todo y en el siempre
siéntete deseado,
siéntete suspirado,
siéntete el bien de alguien.

Desde lo ínfimo a lo inalcanzable
siéntete… hoy e infinitamente
invisiblemente adorado.

 

P-Car

sábado, diciembre 31, 2016

Feliz año nuevo queridos amigos y amigas!!!

De la misma forma que la imagen, deseo que la luz de la felicidad explote en sus almas durante la despedida del 2016 y bienvenida del 2017 y desde luego, muchas veces durante sus vidas. Termina un año, buen momento para preguntarse: ¿He agradecido lo suficiente por lo que tengo? ¿Qué hago cada día por ser mejor persona? ¿Cuál es mi aporte por un mundo mejor?...
Mis cariñosas sugerencias: Abracen a quien aman, digan lo bueno y lindo que palpita en el corazón, mareen sus ojos con la noche, la luna y las estrellas. Den gracias por este universo fantástico, por la vida con sus lágrimas y sonrisas, por los entendimientos, aunque a veces duelan, sabemos que ese dolor conlleva crecimiento. Por la fe... que nos sujeta, renace y ennoblece. Alienten el amor, la verdad, la caridad. Pidan con palabras, con oración y con el corazón... para que los débiles, buenos y humildes dejen de sufrir y para que los equivocados, malos y soberbios, cambien y entiendan cuál es el sentido esencial de la existencia.
Les regalo esperanza y más esperanza en forma de luces de colores: ella es un bien que nunca debemos dejar de lado, nos hace soñar y creer en que la humanidad puede enmendar sus errores y que nuestro maravilloso planeta ha de sobrevivir a la desmesura y codicia de los ciegos, miserables y limitados seres insensibles con poderes robados.
Recordemos que todo el gran sentido de vivir, tendrá un puerto final llamado cielo, en que nuestros espíritus de unirán en un solo entendimiento, en una sola plenitud, en un solo poema llamado AMOR. Ningún bien material tendrá cabida en el paraíso, solo los sentimientos y el alma. Todo cobrará sentido en ese lugar, todo.
Entonces.... viva la fe y la esperanza, viva la vida y la eternidad, viva la bondad y el perdón, viva la música y la poesía, que son los idiomas del alma; vivan los sueños... viva lo cierto y viva la luz que llueve del cielo!!!!
Lo mejor de mí para lo mejor de Ustedes.... Paty